Abogado Laboralista en Málaga
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Abogado laboralista en Viñuela

Usted sintiéndose obrero en un negocio debería de estar al tanto de que en cualquier minuto podrá renunciar a su trabajo sin importar el tipo de pacto que el jornalero haya visado. Solamente deberá de retener dos cositas: la 1ª anunciar al amo la medida tomada y en segundo razonamiento que en dicha medida tomada la fábrica se haya mantenido al margen y el jornalero tampoco se haya sentido coaccionado en momento alguno.

Aunque el amo obligase a certificar la baja voluntaria al obrero, éste deberá desentenderse continuamete así como de ningún modo el proletario deberá de rogarla de forma voluntaria a pesar de que las relaciones laborales no sean iguales, hayan modificado, haya alguna paga mensual pendiente de recaudar o hubiese habido malas relaciones. Existen mejores modos de zanjar tal situación sin que el productor salga perjudicado y pueda perder toda recompensa económica constitucional y así evitar instantes difíciles a la hora de pedir la presación.

El mejor sistema de revelarlo a al director es hacerlo por escrito y siempre repetido. Así una carta será para el director y la otra carta para el asalariado la cuál deberá de ser sellada por la entidad. Si por alguna razón la entidad no quisiese certificar la comunicación escrita, el obrero puede tramitarla por burofax.

Dicha carta exceptuando si el empleado se hallase en el término de prueba, se hará con la antelación que se fija en el Convenio Colectivo o bien se aceptó algún tipo de acuerdo al firmar el contrato de trabajo. Si por algún imprevisto no existiera plazo de antelación, ni en el compromiso, ni acuerdo en el concordato serán quince días que es lo que impone el Estatuto de los Trabajadores.

Habrá que pensar que si el asalariado no cumple con el intérvalo obligado de previo aviso el jefe tiene autorización para descontarle del de la ayuda los días que incumplan o incluso podría reclamarlos en el hipotético caso en el que la recompensa sea más pequeño que el descuento.

El productor no debería de pasar por alto que puede renunciar a la baja voluntaria que había manifestado aunque permanezca en la etapa de preaviso ya que el contrato pactado, entre productor y empresario, sigue vigente.

El último día de trabajo el director deberá de presentar al productor la supuesta liquidación correspondiente al cese laboral. Si el obrero por ciertos motivos estuviese insatisfecho tendrá que rubricarlo marcarlo y poner no conforme. Si ocurre todo esto el asalariado quedaría exento de cobrar su paga aunque si puede recurrir lo que el gerente le tiene que pagar.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE